Casi ninguna industria se enfrenta a cambios similares como la industria de las telecomunicaciones. Nuevos productos y servicios se introducen en el mercado en ciclos muy cortos de tiempo y los nuevos competidores entran en el mercado de forma constante.

En este mercado, los procesos eficaces y eficientes garantizan la velocidad de la innovación, la calidad del servicio y la optimización de las estructuras de costes. Pensar a lo largo de las cadenas de procesos ayuda a no perder de vista el valor para los clientes.

Establecer la gestión de procesos en toda la organización es algo decisivo. Por lo tanto, una herramienta de procesos de colaboración que permite la integración de todos los participantes es necesaria.