La gestión de procesos es muy importante para los bancos. Especialmente, el aumento de la eficiencia en los procesos de rendimiento y la estricta aplicación de la orientación hacia el cliente son el centro de interés. La industrialización de los procesos a menudo va de la mano de la automatización de los procesos básicos.

Debido a las regulaciones legales, la gestión del cumplimiento y del riesgo son también temas muy importantes para las organizaciones de este sector. El cumplimiento de las normas a nivel nacional como MaRisk y a nivel internacional, por ejemplo, BASEL II, BASEL III y Sarbanes Oxley Act (SOX) tienen que ser, en consecuencia, aprobados.

Para todos estos temas, es fundamental integrar a los empleados en el diseño de los procesos y emplear una herramienta de proceso de modelado profesional.